Un cambio necesario: dejar de fumar

Un cambio necesario: dejar de fumar

Las consecuencias del tabaquismo son cada vez más visibles en las sociedades de todo el mundo; año a año, ocho millones de personas mueren a causa de enfermedades relacionadas al tabaquismo, mientras que otras ven sus vidas afectadas por enfermedades más leves como el EPOC, estados físicos desmejorados, piel y pelo más secos o dientes amarillentos. 

El tabaquismo no sólo afecta a los fumadores activos: el entorno de estos también sufre los resultados de la adicción ya sea aspirando el humo y convirtiéndose en fumadores pasivos o simplemente soportando el olor que el cigarrillo expulsa.

¿Cómo dejar?

También hay un enorme porcentaje de gente que, año tras año, decide intentar abandonar el tabaco. Hay una enorme oferta de productos que prometen ayudar a terminar con la adicción: parches, chicles, medicamentos e incluso grupos de ayuda o clases de gimnasia o meditación y, si bien algunas personas logran acabar con el tabaco gracias a estos productos, también hay cientos que gastan su dinero en alternativas costosas que no dan los resultados esperados.

El cigarrillo electrónico: una opción menos perjudicial

Dentro de las muchas alternativas para dejar de fumar, el cigarrillo electrónico se perfila como una opción accesible y eficiente: si bien es cierto que el vapeo implica algunos ingredientes no precisamente saludables, sigue siendo una opción menos perjudicial que el tabaco común. Los líquidos que el cigarrillo electrónico quema pueden contener o no nicotina, y los hay de distintos sabores y marcas. Además, el vapeo es una opción más económica que el tabaco y no produce olores.

Muchos exfumadores de tabaco tradicional aseguran que dejar de fumar es más fácil reemplazando el cigarrillo común por el electrónico; definitivamente es una opción a tener en cuenta a la hora de abandonar el tabaco para siempre.